post

Si tuviera que recordar…

Algunas veces me molesta recordar, otras más me gusta, es una mezcla extraña de sensaciones, supongo que todos tenemos un poco de masoquismo dentro, creo que el sentir bien o mal nos hace o mejor dicho, nos recuerda que estamos vivos, y si los recuerdos son tristes, nos ayuda a entender que no estamos exentos de sufrir.
Hoy me han dicho que tengo miedo a la soledad, no pude responder con coherencia, pero se que la soledad no me jode, cuando menos no tanto como antes, no tanto como cuando me quede solo…

No recuerdo hace cuanto tiempo estoy solo, algunas veces me pregunto si no es que siempre lo he estado, muy a pesar de la compañía, muy a pesar de que no hay espacios vacíos, muy a pesar de que mi corazón se siente pleno.

Hay tanta cosas por hacer, tantas cosas por vivir, viajes que realizar, lugares que conocer, miradas que otorgar y porque no, también hay muchos besos que entregar. En boca cerrada no entran moscas, ¿y si la abro? puede que también una lengua se introduzca sin querer, o dos, o tres, o ninguna…

Hoy mire las estrellas, a pesar de que las nubes estaban ahí, pude contemplar un par. Me puse a pensar que quizá la distancia no es como todos dicen, la distancia es solo un obstáculo más no un impedimento. Por lo pronto a lo que sigue. Quiero seguir en esta linea, donde me siento bien, donde cada día soy mas yo, donde mis cercanos son míos, se que nunca me defraudaran, pero si lo llegaran a hacer, tendré la sabiduría necesaria para perdonar.

Hoy un día lleno de emociones, de recuerdos, de palabras, de intercambios, de cosas que nunca antes había dicho, de fieles consejeros, de personas que saben escuchar, de un café, de una dona, de una silla, de una mesa, de una charla tan completa, no hace falta nada más, excepto tu.

Y como dicen en mi rancho, recordar es vivir y este pequeño cortometraje si que me hace recordar.