post

Soberbia

No se como es qué llegue aquí. Nunca he sentido que mi vida deje de fluir, de alguna manera incluso en los días mas oscuros de mi existencia siempre he tenido alguna razón para ser un poco mejor que ayer, aunque debo decir que algunas veces despierto de hecho sintiéndome una basura, pero es algo que a todos nos pasa o eso quiero creer.

Me han llamado soberbio y con cierto derecho, creo yo. Cuando hago o digo algo nunca pienso “lo hago porque lo que la otra persona hace no sirve”. No, simplemente es mi forma de actuar, intentar saber un poco de todo y casi siempre dar mi veredicto cuando de algún tema complejo se trata.

Cuando alguien cuestiona mi estado emocional  me defiendo, aunque debo admitir que casi nunca tengo la razón. Es complicado tener un panorama completo de la situación cuando la mente solo se concentra en los aspectos emocionales. Algunas veces pierdo el control e intento defender algo que no tiene sentido, las zanahorias son color naranja y punto. Así como mis relaciones son mayormente decepcionantes.

A pesar de que algunos días despierto con la intención de cambiar el aspecto valemadrista de mi, no lo he logrado. Cuando veo a mis amigos casados y con hijos en algunos momentos precisos pienso que yo podría tener esa alegría, solo para después darme cuenta que en realidad es difícil encontrar alguien con quien compartir todo eso.

¿Por qué no conozco nuevas personas?  

Dice un conocido que los amigos se cuentan con la palma de la mano y aun así te sobran dedos. Tengo dos o tres amigos varones y tres o cuatro mujeres, no necesito más. No me gusta el protocolo cuando de conocer gente nueva se trata, es decir; no me molesta que la casualidad me lleve a tratar otras personas, de hecho es algo que disfruto, pero no tolero que sea algo forzado, como tener citas a ciegas o salir de ligue. En mi experiencia el 99% de esas personas pasaran sin pena ni gloria por mi vida, así que me ahorro ese tiempo y un posible trago amargo evitando hacerlo.

Hay cosas que es mejor no cambiar. Recuerdo que durante muchos años mantuve una relación amistosa con Alejandra, vivimos en la misma ciudad y aunque nunca nos habíamos visto siempre nos procuramos. Cuando por fin me anime a ir a su casa todo cambio, eventualmente la relación se enfrió y terminamos siendo un grano de arena en la vida del otro.

 

Sobre la persona que algunas veces me mantiene con un poco de molestia no hablare más. No deseo gastar mis de por si mermadas energías en algo que simplemente no tiene pies ni cabeza.

Speak Your Mind

*