post

La soledad y yo

Me dijeron que sigo escribiendo lo mismo, pero de una forma fantasiosa, que no he cambiado en absoluto. Me estuve preguntando si eso es verdad.

Quizá en el fondo mantengo la esencia de venir aquí a quejarme de todo lo que me pasa, recuerdo que un día alguien me pregunto porque razón escribía tanto y le respondí que es mi forma de tirar toda la carga que no me deja seguir adelante,  si alguien me rompe el corazón seguro aquí estaré “plasmando” mi sentir.

Dicho lo anterior, no veo razón alguna para separar el antiguo blog de el nuevo, ya que sigo siendo yo, con diferente perspectiva quizá, pero al fin de cuentas yo. Importe la base de datos y junte lo viejo con lo nuevo, lamentablemente no tengo respaldo de imágenes, así que algunos post que tenían una imagen esta no sera mostrada.

Estos días de no-celebración me han llevado a pensar que el amor verdadero como tal no existe, he confirmado que para siempre sí es mucho tiempo y que no importa cuanto pueda llorar por alguien, nadie hará por mi lo que yo mismo soy incapaz de hacer.

Llevo no se cuantos días caminando por rumbos desconocidos, quizá nunca me acostumbre a mi soledad, la soledad que con tanto orgullo he presumido, recuerdo que un día una persona muy cercana a mi me dijo que era la personificación de la soledad en todo su esplendor,  que siempre sería así y que siempre estaría solo. No me duele estar solo, me duele no poder acompañarte en tu camino.

Ojala, un día cuando todo haya cambiado, cuando no sea necesaria una mentira para mantenerme atado a ti, cuando la distancia sea todo menos un problema, cuando las diferencias culturales no sean una barrera, cuando no existan fronteras, cuando la guerra sea un mito, algo que se lee en los libros pero que nadie conoce a ciencia cierta, ojala cuando un día como ese llegue yo siga pensando que eres la persona más maravillosa del mundo.

Por el momento disfrutare de un año mas conmigo, creo que es la forma en la que esto tuvo que ser.

Speak Your Mind

*