post

La evolución de mi migraña

Desde que tengo conciencia recuerdo que he padecido de ese dolor de cabeza que en mi adolescencia auto nombre como “punzada”. A decir verdad mi Madre nunca puso mucho empeño en mi salud tanto física como mental, quizás tenía cosas mejores en las cuales invertir su tiempo.
Recuerdo que después de pasar mucho tiempo viendo televisión o después de comer “algo” comenzaba una ligera molestia en la parte interior de mi ojo derecho (siempre el derecho) era muy leve al principio pero sabía que en cuestión de dos horas el dolor llegara a su máximo.

Cuando el dolor era tan intenso me provocaba vomitar, supongo que es un reflejo del cuerpo ya que la comida me lo provocaba y quería deshacerse de la misma. Después de un vomito intenso y doloroso el sabor que permanecía en mi boca era tan penetrante que lo sigo recordando, cepillaba mis dientes y usaba algún enjuague pero aun así se mantenía.
En mi prematura adolescencia me enviaron a vivir a casa de mis abuelos y ahora que puedo hacer memoria en esa pequeña etapa (tres o cuatro años) no recuerdo haber tenido etapas de migraña constantes, aunque alguna vez seguro me pego. Supongo que la alimentación era menos chatarra, cero comida callejera y los animales que mis abuelos criaban no eran engordados con ninguna sustancia química.

De verdad que no puedo desearle padecer migrañas frecuentes ni siquiera a mi peor enemigo, aunque en mi caso solo me duran un máximo de dos días conozco personas que sufren por semanas.
Un día estando en casa recostado, con la luz apagada, sin ruido, mi tío me pregunto que si me pasaba algo entonces le platique de mi molestia, me pregunto si me pasaba con frecuencia a lo que respondí que si. Fuimos al Medico y bueno, como todo buen doctor, lo mejor es recetar mucho y limitar aun mas para no errar con el diagnostico.

– ¿Fuma usted?.
– Este… no…
– ¿Toma?
– Este… no…
– Bien, sera necesario que deje de comer carnes rojas, embutidos, enlatados, comida con conservadores, lácteos, refrescos, frutas como naranja, mandarina, guayaba, alcohol y abstenerse de fumar.

Yo pensé que era una locura de parte del medico y en plena adolescencia no estaba dispuesto a dejar de hacer las cosas que todos los adolescentes adoramos.
Pasaron mil cosas en mi vida, cambie de ciudad, cambie de país, regrese a mi casa, regrese a mi ciudad y las migrañas seguían ahí.
Recuerdo que en Canadá conocí algo que llame mágico y que en México no esta a la venta Advil Migraine Relief una pastilla tan diminuta que me curaba la migraña en quince minutos. Lamentablemente en mi regreso solo pude traer un frasco con veinte capsulas.

Pasaron quizás veinte años desde la primer migraña que sufrí y la verdad es que hoy estoy consciente que nunca me cuide, nunca hice nada para intentar mejorar mi estado, no fue sino hasta hace unos ocho meses que conversando con mi gran amiga Wendy me sugirió que me volviera vegetariano, ¿Vegetariano? Una palabra que jamas había imaginado, ¿Vegetariano yo? Fue la pregunta que me hice durante un mes completo y claro mientras lo pensaba las circunstancias se fueron dando para que pudiera tomar una decisión.
Una de mis ultimas migrañas se dio después de fumar unos diez cigarros en un par de horas, supongo que en esos momentos cuando me siento frustrado no pienso en el mal que esto puede acarrear.

Cuando mis amigos y conocidos se enteraron de esta noticia lo tomaron como un juego, algo que no duraría mas de una semana. Yo por mi parte necesitaba algo en que apoyarme, algo que podría hacerme mas falta que el cigarro, así que en la misma semana que decidí dejar de fumar también deje de jugar ese juego en linea que tanto me gusta, mi idea fue que si podía dejar de jugar también podría dejar de fumar. Pasaron dos o tres meses y el cigarro no era mas necesario, podía estar cerca de fumadores y no sentir necesidad de fumar, pero lo que no me gusto fue que las migrañas seguían apareciendo, ahora con mas frecuencia. Mi Madre culpaba mi gusto por estar acá en el computador, pero tres meses alejada solo haciendo lo indispensable me hicieron descartar el cigarro y el computador.

Wendy me dijo que ser vegetariano no era tan malo, que aunque es difícil los beneficios son altos, de nuevo las circunstancias se acomodaron para tomar una nueva decisión. Tuve una fuerte infección estomacal debido a alguna comida descompuesta que ingerí en una taquería, y cuando digo fuerte es que realmente vi mi vida pasar frente a mi del malestar y dolor.
La prescripción del Medico fue: Analgésico, Antibiótico y dieta blanda por siete días.

Después de siete días sin comer carne con un estomago realmente lesionado decidí que por lo pronto no volvería a comer carnes rojas.

Han pasado seis meses desde la ultima vez que probé carne roja, al principio mis amigos se burlaban y lo tomaban como un juego, pero de a poco han ido comprendiendo que no es tan malo el estilo de vida que intento adoptar. Mi Madre dice que me voy a enfermar por no alimentarme bien, pero la verdad es que no se desde cuando no me he sentido con esta fuerza física, para nada siento que me este afectando, aunque aun hay muchas cosas que quiero quitar de mi alimentación, pero poco a poco se que lo lograre. La mejor parte fue cuando una chica que siempre me ha gustado me pregunto si estaba a dieta, según ella he perdido considerablemente peso, y es que el no comer carne roja me deja con muy pocas opciones para comer en la calle, básicamente de cada diez comidas nueve son preparadas por mi.

¿Vegetariano yo? ¿Por qué no?…

Trackbacks

  1. […] estoy un poco decepcionado, de hace un par de años para acá he intentado vivir un poco mejor. Deje de comer carne roja , deje de fumar, incluso dure mas de dos años sin probar alcohol. Lo único que he experimentado […]

Speak Your Mind

*