post

Ella se ausento

Hace ya muchos años conocí a una personita tan especial que a la postre terminaría siendo alguien muy importante y trascendental en mi vida. Recuerdo que un día al llegar a la escuela no la vi en la entrada, siempre nos juntábamos antes de entrar a clases, a pesar de que solo eramos amigos en ese momento, solíamos desearnos buen día antes de entrar a la escuela. Ese día no pude dejar de pensar en ella, dentro de mi pensaba que algo simplemente había pasado y no pudo ir, pero también sentí que era algo mas, algo feo…

Una de las noches mas largas de mi vida se presento, poco pude dormir, peor aun era el hecho que no quería ir a buscarla a su casa, su Padre me intimidaba bastante. Pase parte de la noche escribiendo una carta, misma que le entregue cuando nos encontramos de nuevo.
Un nuevo día llego y ella no se presento de nuevo, entonces mi preocupación aumento, me sentí un poco desesperado pues no sabía nada de ella, a pesar de mantener una relación de pura amistad, creo que en el fondo era algo mas lo que yo sentía por ella.
Al tercer día de no verle me arme de valor y fui a su casa, iba decidido a saber de ella por cualesquiera que fuera el medio, creo que la adrenalina me ayudo, porque siendo yo un adolescente poco podría hacer.

– Hola se encuentra T____, pregunte.
– Si se encuentra, pero no puede recibir visitas de nadie.
– Pero… ¿Ella esta bien?.
– No te puedo decir nada, Joven.
– ¿Ella se encuentra bien?, insistí con un tono mas fuerte.
– No, no se encuentra bien, es lo único que puedo decirte, buenas tardes.

Cerca de quince días habían pasado cuando ella volvió a la escuela, en todo ese tiempo nunca deje de pensar y de pedir porque nada malo le hubiera pasado, pero obviamente algo malo le paso, algo muy feo. La mire y le di un abrazo enorme, le dije que siempre estaría con ella sin importar la forma, le prometí que nunca me separaría de su lado. Ella derramo un par de lagrimas y beso mi mejilla, no dijo nada.
Dos meses mas tarde yo tuve que volver a Guadalajara, en ese tiempo no podía decidir donde vivir o que hacer con mi vida, dependía de las erradas decisiones de alguien mas.

Fotografía tomada el día que salí de la secundaría. Tania R. y Carlos V.

Ella y yo nos dejamos de hablar casi ochos años, quizá la distancia hizo que nuestra relación se enfriara mas de lo debido. Oficialmente fuimos novios dos semanas, pero a mi lo que me dolía era dejar a mi amiga del alma, la única persona que me entendió en mis momentos de locura. Por razones estúpidas y un poco de pendejismo nunca la busque, nos encontramos en distintas ocasiones cada que iba a alguna fiesta del pueblo, pero yo prefería no hacer nada al respecto.

Hace dos años nos volvimos a encontrar por azares del destino quizá, comenzamos a recordar todo lo lindo que había sido nuestra amistad años atrás y después de no se cuanto tiempo nos volvimos a ver. Nos abrazamos como nunca antes había abrazado a nadie, conversamos tanto tiempo que el sol hizo su aparición. Sin lugar a dudas fue una experiencia agradable y no pienso por nada del mundo volver a separarme de ella.

Speak Your Mind

*