post

Tu recuerdo.

Pude conversar contigo mucho mas de lo esperado hasta que el sol hizo su aparición y la regla dictaba que debía buscar el confort de una suave cama en donde reponerme de una noche espectacular.
Hacía mas de diez años que no miraba esos ojos que me cautivaron desde el primer momento, tu sonrisa tan peculiar que nunca pude compararle con ninguna otra. En definitiva siempre te considere la persona especial que iluminaba mi vida y siempre te he mantenido en mi memoria.

Sin saber te metiste en mi, tan dentro como nadie, tan profundo como una flecha traspasando cada capa de mi piel. Pude buscar la oportunidad de extraer tu recuerdo mas sin embargo no fue algo que me molestara, me gustaba la sensación que tu imagen provocaba en mi, debo admitir que me sigue provocando algo.

Un abrazo y un beso en la mejilla fue todo y al mismo tiempo nada, según mi pronostico es mas de lo esperado, pero duro tan poco que necesitaba mas, solo un poco mas de ti.
Te mire antes que tu lograras distinguir que era yo, busque tu mirada y de inmediato nos unimos, por un pequeño instante solo eramos tu y yo queriendo comprender lo que nuestros ojos buscaban expresar. Me acerque a ti y tu a mi, saltaste hacía mi persona, menos mal que soy un chico grande y pude soportar tu delgado físico.

Te pregunte como te encontrabas y dijiste estar bien, pero tu mirada te traiciono entonces me di cuenta que lo que cargabas era tan grande y pesado que debía ayudarte a sacarlo. El tiempo se detuvo esa noche, a pesar de los cientos de personas a nuestro alrededor solo eramos tu y yo buscando entender porque después de tanto tiempo aun eramos capaces de sentir semejante comodidad al lado del otro. Entonces te abrace y suavemente te dije que todo estaría bien, sin importar que, sin importar quien.

Al despertar me hubiese gustado mirar tu rostro a mi lado, tu cuerpo desnudo buscando abrigo en mi pero tu no estabas, solo tu recuerdo.

post

Ya se que hay después de mi

Hoy quiero estar entre tus brazos, aunque mis amigos digan que no me pertenecen, que no es más que una ilusión mía el creer que tu me quieres, quiero sentirte bien cerquita de mi a pesar de la distancia y dejemos que  mañana sea un día mas como cualquier otro.

Hoy recordé a alguien muy valioso, hurgue en el baúl de los recuerdos y extraje un pequeño escrito:

Quizá pude ser algo bueno en tu vida, muy probablemente alguien que se quedaría cerquita de ti para compartir los momentos dulces y también aquellos que nos traen amargura. He guardado tantas cosas por no se cuantos años, reprimí toda emoción solo para que no me vieras llorar. No quise que te quedaras a mi lado por compasión, esta vez no.

No me importa llorar una vez mas por ti, llorare por la alegría que me causa saber que te encuentras bien, que lograste seguir adelante y que a pesar de nuestra separación sigues manteniendo esa sonrisa que me vuelve loco.

Nunca pensé que sentiría alegría por alguien que me había roto el corazón, alguien muy sabio me dijo que esa herida había sanado, que solo así pude lograr mirarle a los ojos y decirle “hola” sin sentir dolor. Habían pasado mas de cinco años desde la ultima vez que nos vimos, nunca espere volverle a ver, nunca pensé que en ese lugar tan común me encontraría con esa persona tan especial.

Es gracioso el hecho que a pesar del tiempo que paso aun me siga emocionando hablar de ella, mas aun por todo lo que sucedió en nuestro entorno.

Hoy supe la respuesta a mi pregunta predilecta.

post

Luna dejo su orbita

Y La Luna descendió de lo mas alto del universo, de entre todos los astros la mas hermosa e inquietante, por un momento dejó de lado todas sus prioridades y se enfocó en intentar comprender que pasaba en la tierra, ¿Como era posible que alguien le idolatrara?. Luna no se consideraba una deidad ni mucho menos, ni se creía un ser superior. Al contrario algo dentro de ella le susurraba que quizá había llegado el momento de salir de órbita y aventurarse en algo que hace muchos siglos había dejado muy escondido dentro de lo mas profundo de su ser.

Luna viajó durante muchos años, en su viaje conoció estrellas y asteroides que le acompañaron durante su recorrido, pero Luna era un astro diferente y las estrellas no entendían por que seguía ese camino lleno de obstáculos, le sugerían que era mas sencillo solo ser lo que ya era, una Luna y que girara alrededor de un planeta. Luna estaba cada vez más convencida de que su misión en el universo era algo más que solo girar por toda la eternidad, así que intento explicarles esto a las estrellas y asteroides, pero ellos no entendían, no eran capaces de despertar sentimientos ni emociones, eran solo seres errantes que viajaban sin rumbo fijo.

El camino no era para nada sencillo y muchas veces Luna pensó en regresar, pero sus fieles acompañantes le daban ánimos para continuar con su travesía.
En el universo, un lugar tan grande y solitario Luna sentía una inmensa soledad, la única compañía que tenía era los fragmentos desprendidos de planetas que de vez en cuando chocaban contra ella y le despertaban de un sueño eterno. Luna no entendía porque alguien le había puesto ahí. Lo único que recuerda es que hace mucho tiempo que nadie habla con ella.

[Read more…]