post

La Llamada

Me disponía a dormir temprano, el trabajo de este día fue por demás desgastador, sumado a la larga jornada fiesterina del fin de semana, lo único que necesito en este momento es mi tibia y desarreglada cama. Un sonido capto mi atención y rápidamente me dispuse a atender.

Mi sonrisa creció cual efecto Wazon, hacía ya mas de un año que no hablaba con ella, mi cabeza se lleno de dudas, ¿Que quiere? Seguro me extraña y por eso me busca, ¿Pero juro que me odiaba? Bueno, supongo que el amor puede con todas las barreras, ¿Y si solo quiere molestarme? No, no permitiré que lo haga, no tiene derecho de aparecer en mi vida sin previo aviso y joderme la existencia. Para el momento que deje de cuestionar la llamada no estaba en curso, así que pensé en alguna excusa y devolví la llamada.

– Hola.
– Hola, pensé que no querías hablar conmigo.
– A lo que pasa es que mi abuelita esta enferma y le estaba dando su medicamento.
– Tu abuelita falleció hace dos años.
– Es que, tengo otra abuelita que me dejaron encargada los vecinos.
– Si no querías hablar conmigo solo dímelo.
– Si quiero hablar contigo es solo que…

Mi mente cual maquina del tiempo me transporto hacía el pasado, no logro recordar con exactitud como es que conozco a esta persona, lo único que se es que algo dentro de mi siente frustración al recordar su nombre. Ahora que lo pienso mejor, fue ella la mujer que me hizo tocar el cielo con las manos y al día siguiente tragar tierra del lugar mas profundo de este planeta.
La sonrisa desapareció, mis ojos tomaron una postura defensiva, solo han pasado diez segundos y he visto toda una vida tras mis ojos.

– Sabes, realmente no quiero hablar contigo.

Permanezco sentado, pensando que fue lo que paso, ¿acaso hice mal en negarle un minuto de conversación? Ha sido un día lleno de sorpresas, ahora solo quiero dormir.