post

Casualidad o Causalidad

Se que tengo este blogcito un tanto olvidado, no me ha pasado nada (como algunos piensan) es solo que no había tenido calma de escribir algo por acá.

Sarai llamo, de todas las personas la ultima en la lista de pendientes, mi ultima esperanza, la única persona que podría hacerme caminar por el sendero de la verdad.

– Hola Cha, ¿Como estas?…

Su voz tan peculiar es inconfundible, a pesar de que sabía quien llamaba al escucharle no pude evitar impresionarme un poco. Me ha dado por recordar un poco el pasado, los momentos de antaño, veo dos personas caminando bajo la lluvia, en el centro de alguna ciudad desconocida, hay muchas cosas, vendedores ambulantes, niños jugando con globos, parejas sentadas en la orilla, me pregunto porque todos huyen de la lluvia, es lindo mojarse, es rico.

Tomas mi mano y me llevas a un charco, saltamos como niños dentro de este, no importa que no tenemos ropa seca, no importa la gripe, no importa que aun el día es largo, gritamos, jugamos, saltamos, nos divertimos… entonces el mundo se detiene por un segundo o quizá un poco mas. Ambos seguimos girando y detrás de nosotros hay personas estáticas  como si fuesen una fotografía, una toma panorámica, te jalo hacia mi, diablos como me gusta tu cara, pienso.

Tu y yo, yo y tu parados frente a frente, sin prisa, el tiempo nos pertenece, de pronto tu sonrisa me provoca besarte, me acerco a ti y lentamente….

– Hola Sarai, estoy bien y tu?

– También bien, ¿Quieres salir conmigo este sábado?

– ¡Me encantaría!

 

 

Speak Your Mind

*