Archives for febrero 2013

post

Spring

Todo final es un obligado volver a empezar. Sabias palabras de una persona indecente.
Se acabo Febrero y con esto se han ido tantísimas cosas, sueños rotos, algunos que aun no inician, planes a futuro, tiempo, sobre todo tiempo. Ahora me es tan vital tener un poco de tiempo.
Me gusta Marzo, siempre me ha gustado, y no lo digo porque es el mes en el cual nací, de hecho si hubiese nacido en cualquier otro igual me gustaría.

De las tantísimas cosas que me da miedo escribir, mis sueños mas oscuros, las ideas mas descabelladas, las aventuras mas locas, me pasa de todo y a veces un poquito de nada.

Y entonces alguien se paro cerca de mi, apenitas enfrente y no dude en decirle:

– Te quiero mucho, quiero que lo sepas.
– Lo se, y yo quiero que tu sepas que también te quiero mucho.
– ¿Que hacemos al respecto?.
– Nada…
– ¿Nada?…
– Eso dije…

Y por no hacer nada es que las personas se vuelven seudoescritores.

post

eXcusas

Por el día de hoy haré una excepción, solo hoy, solo una vez, solo un momento, un minuto o mejor un segundo, ¿Cuanto es menos que un segundo?, lo que quiero decir podría tomarme nada o quizá todo el tiempo del mundo. ¿Tengo tiempo suficiente? Tengo que seguir, debo continuar por la vereda, debo llegar a mi destino, ya nada importa, da igual si todos me aman o me odian, ¿Acaso hay diferencia? Son sentimientos, señal que sigo vivo, señal que todos me ven.

Necesito una excusa para estar aquí, un pretexto para ir allá y quizá dos perdones por lo que pasara mañana. El azúcar se me ha subido, yo dulce y tu dulce es motivo para un corto circuito. Digo lo que siento y siento lo que digo, miro, oigo, leo, recuerdo…
Si, aun recuerdo, una obra de teatro en un lugar de dudosa reputación, un plumero que intenta limpiarme, una sonrisa llena de complicidad, el animo de mi acompañante por preguntar lo que quería saber, la comida rápida que siempre he detestado, la fragancia que me vuelve loco, el aroma de la ciudad que me atormenta, la lluvia, los zapatos rotos, el baile grotesco, la pelea, una escapada apresurada, tumulto, la policía haciendo preguntas que no tienen respuesta, al menos no las sabemos.

Leche chocolatada y una quesadilla me acompañan, ¿Tequila? ¡Mejor Vodka!, pienso. Un vomito inoportuno que termino con un momento de sinceridad, dejo todo, limpio rastros, pienso que a pesar de lo terrible que parece en realidad es lo contrario. Tu corres y yo te sigo, tu saltas y yo me caigo, tu gritas y yo escucho, yo muero y tu sigues andando.
Mi teléfono suena, quiero atender pero no se que decir, se lo que me escuchare, también se lo que querrás escuchar, no estoy seguro si podre pronunciar las palabras, no tengo intención de mentir.

– ¿Hola?
– Hola ¿Como estas?.
– Bien, ¿Tu?.
– También bien, hace mucho tiempo que no se de ti, ¿Podemos vernos?.
– ¿Cuando?
– Mañana, en el Parían, ¿Recuerdas el cafesito?
– Si, ¿te parece bien si nos vemos a las ocho?
– Perfecto.

Cinco años después, mejor dicho, trescientas preguntas sin respuesta después, por fin tengo la oportunidad de entender que fue lo que paso. Es una lastima saber que no iré, solo es una excusa mas.

post

Girando

Me muevo sin saber hacía donde voy, mis pasos son rápidos pero torpes, no tengo la menor idea de donde estoy parado. Una inseguridad enorme me abraza, quiero ir al sur y al norte, quiero mirar el atardecer en el este y el amanecer por el oeste.
Esta ciudad me tiene extraviado, paso un día aquí y tres mas en otro lugar, vivo al día, no tengo un plan a futuro, solo quiero encontrar, mejor dicho; quiero que aquello que mas anhelo llegue a mi vida de la forma mas sorprendente e inesperada.

No uso zapatos, me gusta la sensación del pavimento caliente tocando mis pies, me hace andar mas aprisa, me recuerda que no debo quedarme quieto, debo girar, girar, girar. El Planeta se mueve y yo con el, no estoy seguro si llevamos la misma dirección, quizás voy o quizás vengo.

Miro a la distancia una persona parada moviendo sus brazos de forma agitada, me pregunto si esas señales son para mi, camino con rapidez para alcanzarle, resulta que me han confundido, no soy el indicado.
Mientras algo sucede seguiré girando sin saber donde terminare mañana.

post

Southern Dream

Me pediste que no preguntara de tu pasado, me exigiste que viviera el presente sin siquiera saber lo que el futuro nos podría ofrecer. Acepte tremenda empresa a tu lado con la idea que en un futuro (incierto) tendríamos la paz que tanto hemos buscado. Yo cumplí con todo lo estipulado en el contrato, un contrato no firmado con tinta, tampoco impreso en papel.

Viajamos tan lejos como la imaginación nos permitió y sufrimos cual hijo desprotegido que ha perdido todo. Hasta el día de hoy me pregunto si no fue un sueño. Algunas veces me pregunto si mi vida no es un sueño total y absoluto. De las pocas veces que logro interactuar con personas “reales”…

– Hola, ¿Podría decirme que calle es esta?.
– Claro, se llama Av. Renacimiento, ¿usted no es de por aquí verdad?
– ¡No!, soy Mexicano, estoy de vacaciones acá.
– Que maravilloso, ¿Que le parece esta ciudad?.
– Magnifica, aunque sigo buscando la magia que me alentó a realizar este viaje.
– Seguro la encontrara.

Y sigo empecinado en continuar con mi travesía, mas allá de que esta me puede llevar a un lugar desconocido, hacia una persona irreconocible, hacia el abismo oscuro de donde un día logre escapar.

post

El entierro

– ¿Por qué te llevas a las personas que amo de mi vida? Explícame porque razón, no quiero que ninguno de tus emisarios venga a darme palabras de consuelo, porque ambos sabemos perfectamente que de resignación no se vive.
– Silencio absoluto.

Lanzo una rosa sobre el ataúd y en ese momento es que me doy cuenta lo que ha pasado, me han despojado de la persona mas amada, estoy solo en este planeta. Quiero gritar que le extrañare mas que a nada en este mundo pero mi garganta a duras penas permite el paso de oxigeno, quiero saltar dentro de la tumba y quedarme ahí para siempre, no quiero vivir una vida así, no quiero vivir una vida sin ti. Alguien se acerca a mi y me brinda su hombro para llorar, lo único que puedo hacer es creer que esto ha sido solo un sueño, uno muy feo, uno del cual quiero despertar.
No puedo sentir nada, estoy muerto por dentro. Quiero castigarme, quiero sentir algo, quiero sentir dolor y de esa forma saber que sigo vivo.

Ha sido solo un sueño, esto paso hace casi veinte años y aun me sigue afectando. Me levanto y lavo mi rostro con agua fría, necesito reaccionar. Abro la puerta de la habitación mas sola de mi casa, esa que se quedo en el olvido cuando el inquilino se marcho. Me siento en la orilla de la cama y observo, no toco nada, no digo nada, solo busco algo que ni siquiera se que es. Levanto mis manos y dibujo siluetas de objetos que solían estar ahí, de momentos que pase ahí, miles de recuerdos vienen a mi cabeza y entonces me recuesto un poco, las sabanas huelen a viejo, parece que han pasado meses o años sin que nadie entre aquí.

De pronto alguien ingresa y me pide que abandone la habitación, según ellos en mi estado emocional lo ultimo que necesito es añorar lo que en el pasado se ha quedado. Yo creo que son mentiras, mientras cierro la puerta miro al techo y exaspero, tengo que seguir vivo a pesar de mis deseos por no hacerlo.

post

La Llamada

Me disponía a dormir temprano, el trabajo de este día fue por demás desgastador, sumado a la larga jornada fiesterina del fin de semana, lo único que necesito en este momento es mi tibia y desarreglada cama. Un sonido capto mi atención y rápidamente me dispuse a atender.

Mi sonrisa creció cual efecto Wazon, hacía ya mas de un año que no hablaba con ella, mi cabeza se lleno de dudas, ¿Que quiere? Seguro me extraña y por eso me busca, ¿Pero juro que me odiaba? Bueno, supongo que el amor puede con todas las barreras, ¿Y si solo quiere molestarme? No, no permitiré que lo haga, no tiene derecho de aparecer en mi vida sin previo aviso y joderme la existencia. Para el momento que deje de cuestionar la llamada no estaba en curso, así que pensé en alguna excusa y devolví la llamada.

– Hola.
– Hola, pensé que no querías hablar conmigo.
– A lo que pasa es que mi abuelita esta enferma y le estaba dando su medicamento.
– Tu abuelita falleció hace dos años.
– Es que, tengo otra abuelita que me dejaron encargada los vecinos.
– Si no querías hablar conmigo solo dímelo.
– Si quiero hablar contigo es solo que…

Mi mente cual maquina del tiempo me transporto hacía el pasado, no logro recordar con exactitud como es que conozco a esta persona, lo único que se es que algo dentro de mi siente frustración al recordar su nombre. Ahora que lo pienso mejor, fue ella la mujer que me hizo tocar el cielo con las manos y al día siguiente tragar tierra del lugar mas profundo de este planeta.
La sonrisa desapareció, mis ojos tomaron una postura defensiva, solo han pasado diez segundos y he visto toda una vida tras mis ojos.

– Sabes, realmente no quiero hablar contigo.

Permanezco sentado, pensando que fue lo que paso, ¿acaso hice mal en negarle un minuto de conversación? Ha sido un día lleno de sorpresas, ahora solo quiero dormir.

post

La ciudad prohibida.

Abro los ojos y de un salto me incorporo, miro hacia todos lados y no logro reconocer donde estoy. Miro mis manos buscando encontrar algo distinto, quiero pretender que esto es un sueño. Un pequeño mareo por la inesperada reacción me mantiene sentado en la cama, lo único que hago por el momento es observar cada detalle, un cuadro de arte barato cuelga de la pared, una toalla descansa sobre una pequeña silla al lado derecho de la cama. Encuentro dos puertas dentro de la habitación, asumo que una de ellas me llevara al exterior de la casa, sigo mirando y encuentro una alfombra barata por todo el cuarto, mis zapatos están en el suelo y parte de mi ropa esta acomodada sobre un pequeño tocador.

Por fin me he podido poner de pie, mi teléfono suena y me apuro a atender, pero solo es un texto, la compañía de teléfonos me recuerda que debo pagar mi factura. Dejo el teléfono sobre la cama y me apresuro a investigar un poco mas. Cerca de una de las dos puertas hay un mini refrigerador, al abrirlo me doy cuenta que esta lleno y a decir verdad no siento síntomas de resaca, por conclusión se que no estuve borracho la noche anterior. Abro una puerta y llego al baño, un lugar un tanto raro según mi punto de vista, parece una fotografía sacada de una revista, todo esta en su lugar, incluso pareciera que algunas cosas son falsas.
Aprovecho para tomar una ducha y despejar la mente un poco, mientras el agua cae sobre mi intento recordar que ha pasado, como es que estoy en ese lugar, ¿Quien me llevo ahí?.

Alguien toca a la puerta y apresuradamente quiero abrir, pero no se donde me encuentro así que pregunto antes de quien se trata a lo que me responden en un español distinto al mio, un acento que si bien no es mio lo tengo plenamente identificado. Abro rápidamente y pregunto.

– ¿Donde es que me encuentro?
– Se encuentra en un hotel.
– Si, ¿pero en que hotel y que ciudad es esta?
– ¿Se encuentra usted bien?
– Solo dígame donde estoy por favor.

La chica se aleja un tanto asustada de mi, no sin antes entregarme una bandeja con alimentos, asumo que debo desocupar la habitación pronto. Sigo sin saber donde estoy, lo ultimo que recuerdo es haber estado en la Ciudad de México, dado que de ahí salen la mayoría de los vuelos internacionales tome un autobús días atrás para tener tiempo de visitar algunos amigos y conocer un poco la ciudad. Vagamente me vienen imágenes de Karen estando en algún bar o antro y es lo ultimo que recuerdo. Aparentemente me encuentro en otro país, pero será posible que sea el que estoy pensando…

Llevo una maleta conmigo y algo de efectivo, mi teléfono tiene el roaming activado pues no dice Telcel, lo ultimo que resta es abandonar el hotel y averiguar mi paradero.

post

El viaje

Estoy parado en la central de autobuses, tengo dentro de mi maleta lo que necesito. Llevo ropa, articulos de cuidado personal, y algo un tanto inusual llevo conmigo una foto y una carta, me viene un poco de nostalgia y de pronto comienzo a leer…

Se que al leer esto sentirás un poco de decepción, pero es lo mejor para ti y también para mi, nunca fue mi intención hacerte daño, nunca pensé que esto llegaría tan lejos, tan solo quería un poco de diversión y pasarla bien contigo, lo ultimo que quise y que sigo queriendo es lastimarte.
Al principio se que me odiaras, es normal y lo acepto, pero con el tiempo lo entenderás. Tu y yo no fuimos destinados para estar juntos, la vida se ha empeñado en alejarnos cada día más y más.

Podría decir mil y un palabras, pero se que nada te dará el consuelo que necesitas en este momento.

Te deseo lo mejor ahora y siempre.

La voz de una mujer me hace reaccionar y me doy cuenta que mi autobús esta a punto de partir. En ese momento pienso que sería mejor si solo se fuese y me dejase ahí, parado, estático, a decir verdad estoy inmóvil, mi boca quiere gritar al chófer que pare, que aun falto yo, pero no puedo, algo me detiene. Dentro de mi cabeza escucho una canción que no logro distinguir, pero es reconfortante, cuando menos la melodía.
[Read more…]

post

Caminando

¿Como iniciar algo que no tiene inicio? Podría ser algo como:
“Había una vez en un reino muy lejano” y quizá terminar con “Vivieron felices para siempre”, aunque para siempre hay quienes opinan que es mucho tiempo.

Yo te vi en medio de la nada, estabas perdida y buscabas ayuda, gritabas pero el silencio era más fuerte que tu, entonces nadie te escucho, pero yo pude. Me di cuenta que necesitabas ayuda, no, no estabas loca, solo habías sufrido en demasía. Al principio mis palabras eran como garabatos para ti, no entendiste porque razón un completo extraño te había extendido la mano, yo te propuse caminar juntos un momento, ver que podría suceder, quizá nuestros pasos serían rítmicos, podríamos hacernos compañía y después veríamos que hacer.

Conforme la caminata avanzaba tu cedías de a poquito, me ibas contando sobre tu vida, sobre tus gustos, de pronto me hablaste sobre el, esa persona que te hizo llorar, el maldito que arruino tu maquillaje cuando te enteraste de sus canalladas. Sinceramente no podía dejar de pensar como es que alguien era capaz de hacer llorar a una mujer tan linda como tu, ante mis ojos no tenías defecto alguno, salvo quizá el hecho de aceptar ayuda de un completo extraño, pero vamos, no iba a llevar eso a conversación dado que el extraño era yo mismo.

Pudimos haber usado el transporte publico para llegar mas rápido a nuestro destino, pero caminamos por varias cuadras, yo me sentí muy agusto compartiendo contigo, siempre había soñado que alguien estaba ahí para escucharme y para compartirme sus problemas, alegrías, etc.

Perdí la cuenta de cuanto caminamos juntos, lo ultimo que recuerdo es que diste la vuelta sin siquiera despedirte de mi, yo tenía que seguir derecho, no pude seguirte, no quise hacerlo, solo me quede ahí parado observando como poco a poco te alejabas hasta que tu silueta se perdió. Por un momento sentí frustración al no saber porque habías tomado esa decisión, llore como un niño al que le desprenden de su mamila, justo en ese momento alguien se acerco a mi.

– Hola, ¿Por qué lloras?
– Es que me acaban de romper el corazón.
– Vamos camina conmigo, quiero escucharlo todo.

Y seguimos caminando por mucho tiempo.

Moraleja: No hay moraleja, solo hay que vivir la vida de a poquito, sin prisa, supongo…

post

El inicio

Por esta única ocasión volveré a hablar sobre mi persona. Creo que si bien ha sido un acierto volver a tener un blog, este mismo me ha traído mas dolores de cabeza que beneficios. Ya lo había pensado desde inicio de año, ya estaba dicho que esto terminaría, cuando menos en este lugar tan relacionado a mi. Me da un poco de nostalgia puesto que hay mucha gente que aprecio y este ha sido nuestro único punto de contacto. Pero bueno, creo que todo evoluciona y aquí es donde comienza mi evolución.

¿Fairy tail? Así es, todo en esta vida es como un cuento de hadas, pueden ser hadas buenas o malas, pero al final todo es pura fantasía, todo es irreal, y lo poco que es real es demasiado difícil de conseguir. Somos tan estúpidos que incluso al tener lo que otros tantos valoran y buscan lo dejamos ir así sin mas, como si a la vuelta de la esquina hubiera mas de eso, no somos desechables, las personas o cuando menos yo me considero alguien que no nació para ser remplazado.

Este nuevo blog no tendrá mas de mi, no vendré llorando cada que alguien me rompa el corazón a “plasmar” mi dolor. Lo que haré aquí será intentar escribir como tanto me gusta, pero dejando de lado mi parte emocional, quiero hacer algo que sea digno de ser leído una y otra vez.

Espero el resultado sea mas entendible que mi vaga descripción, sin mas solo me resta decir: Sean todos bienvenidos.